Entradas

LA EMPRESA COMO AGENTE DE CAMBIO DE LA SALUD

Distintos organismos mundiales en materia de salud llevan años alertando de las consecuencias del sedentarismo y la obesidad para la salud en las sociedades desarrolladas y en vías de desarrollo. Campañas como “Por tu salud, muévete” de la OMS o “Exercise is medicine” del Colegio Americano de Medicina del Deporte recomiendan incrementar la práctica de actividad física para prevenir enfermedades no transmisibles y preservar la salud mental.

Teniendo en cuenta que la mayor parte del tiempo de vigilia lo pasamos en nuestros trabajos sería una gran estrategia de salud que las empresas se conviertan en agentes promotores de actividad física para sus trabajadores. De esta forma se obtendría un doble beneficio: para la empresa y para la sociedad. Distintos estudios han demostrado que la implementación de programas de actividad física en la empresa se convierte en una inversión. Según la revista Forbes, los programas de deporte, salud y bienestar en los trabajadores ofrece un retorno de la inversión (ROI) de 3:1 (3 dólares de beneficio por cada dólar invertido) con las estimaciones más optimistas de 6:1. Este retorno de la inversión se traduce en un descenso del absentismo, el presentismo y en un aumento de la productividad como beneficios directos para la empresa.

Niveles aceptables de actividad física  suponen un ahorro importantísimo en el gasto médico y farmacéutico.  Se estima que la carga económica de la inactividad física en España por gastos médicos derivado de las enfermedades fue de unos 2300 millones de euros en 2013 (The Lancet 2016). Mejorando estos datos se conseguiría el otro objetivo: el beneficio social.

Desde Motricidad Laboral ofrecemos programas como Moverse Más y Moverse Mejor  que contribuyen a la mejora de la salud de los trabajadores y convierten a las empresas en agentes de cambio en la mejora de la salud.

¿Qué es “Moverse Mejor”?

La motricidad en el trabajo o Motricidad Laboral parte del estudio del puesto de trabajo con la finalidad de determinar, analizar y describir las habilidades motrices laborales y los requerimientos físico-motores para su buen desempeño por parte de los trabajadores. A partir de dicho estudio se establecen las pruebas y procedimientos de valoración de la competencia motriz laboral de los trabajadores, que permitan establecer el grado de congruencia entre las demandas motrices del puesto y el nivel de competencia motriz del trabajador. Estas pruebas de valoración nos pueden permitir además establecer posibles relaciones entre puntos críticos en el desempeño laboral (en posturas, acciones motrices laborales,…) y los resultados o hallazgos en las valoraciones. Los resultados del análisis de los tres factores de estudio (incidencia de lesiones y dolencias músculo-esqueléticas en el puesto de trabajo, el perfil de competencia motriz laboral y la competencia motriz de los trabajadores) nos permitirán diseñar y proponer las posteriores líneas de actuación: formación y acondicionamiento físico-motor de los trabajadores (desde intervenciones de carácter global hasta intervenciones dirigidas a casos particulares).

Esta primera propuesta de análisis e intervención, que englobamos en lo que denominamos “Moverse Mejor”, se presenta como el punto de partida para las siguientes fases que conforman un plan estratégico de mejora de la salud desde el ámbito de la actividad física.

La mayor o menor necesidad y el grado de rigurosidad de esta primera fase quedará determinada por las características del puesto de trabajo y por los intereses u objetivos que la organización establezca en su plan estratégico particular.

En esta primera fase, tras determinar los puestos de trabajo existentes, se realizaría un estudio sobre las demandas físico-motrices de cada uno de ellos, así como de las lesiones o dolencias más comunes de los trabajadores y de las variables relacionadas con la “competencia motriz” en el trabajo. Este análisis nos permitirá diseñar acciones específicas hacia la mejora de la motricidad en el trabajo (“Moverse Mejor”) y determinar de manera más coherente los programas de promoción de actividad física general (“Moverse Más”). La valoración de los trabajadores en este sentido se realizaría con una muestra representativa de cada uno de los puestos de trabajo.

1

 

Determinación del Perfil de Competencia Motriz Laboral (PCML) del puesto de trabajo

OBJETIVOS
1.       Determinar y describir los requerimientos del puesto de trabajo desde el punto de vista motor (habilidades motrices laborales específicas)

2.       Detectar y describir los errores más comunes relacionados con la posible aparición de dolencias y lesiones por sobresfuerzo

RESULTADO
Informe del PCML del puesto de trabajo:

·         Habilidades Motrices Laborales: descripción

·         La Condición Física Específica del puesto de trabajo

·         Lesiones y dolencias más comunes

·         Errores más habituales a evitar en las habilidades motrices laborales.

·         Recomendaciones en la ejecución de las habilidades motrices laborales

 

  
2

 

Valoración de la competencia motriz de los trabajadores

OBJETIVOS
1.       Analizar la competencia en la ejecución de los patrones motores presentes en el trabajo (aspectos coordinativos y condicionales)

2.       Valorar posibles limitaciones artro-musculares relacionadas con el puesto de trabajo y con las dolencias y lesiones más frecuentes.

3.       Evaluar otros indicadores o factores de salud no clínica

 

RESULTADO
·         Informe individual y personal de resultados para el trabajador.

·         Informe sobre los resultados de la población estudiada y análisis de su correlación con el PCML (posible relación causa-efecto en la dolencias/lesiones más comunes).

  
 

3

Curso de Formación para los trabajadores

 

UNIDADES DE FORMACIÓN (UDF)
UDF 1: Perfil de Competencia Motriz Laboral.

·         Habilidades motrices laborales: descripción

·         Patrones motores básicos y específicos del puesto de trabajo

·         Correcta ejecución desde el punto de vista motor de las diferentes Habilidades Motrices Laborales, requerimientos a nivel condicional y  errores más comunes a evitar.

 

UDF 2: Taller práctico sobre las Habilidades Motrices Laborales (HML). Ejecución de las HML y corrección de errores (posturas, patrones de movimiento)

 

UDF 3: Pautas para la prevención de dolencias y lesiones en el ámbito laboral específico. Ejercicios de prevención, de activación y de compensación.